previous arrow
next arrow
Slider
Fotografía y pintura en el arte contemporáneo argentino

In fraganti

Si uno de los rasgos estructurales del arte contemporáneo consiste en cuestionar los bordes de las disciplinas, ¿qué sentido tiene pensar hoy en términos como “pintura”o “fotografía”?

Es exclusivamente en el ámbito de la regulación discursiva, de la imaginación teórica -no en la dinámica de las prácticas artísticas -, donde han existido medios “puros” donde ha sido posible concebir que la pintura, la escultura o la poesía, podían constituir lenguajes autónomos o normativamente delimitados.

Como el aura, descubierta en el momento de su erosión, como el incesto, creado en el acto de su prohibición, los límites disciplinarios cobraron estatuto legal durante el largo proceso de su desnaturalización. Si, por un lado, las teorías de regulación endogámica fueron siempre testimonio de la arrolladora capacidad copulativa que engendra las innovaciones de procedimientos artísticos, por otro lado han servido de marco de referencia para que las prácticas artísticas pudieran pensar su propio despliegue en términos relativos a un fuera de sí.

Es por esta razón que seguimos hablando en términos de “pintura” y “fotografía”: como efectos de la historia, compleja y cambiante, de la “y” que en cada instancia las determina recíprocamente.

Volver